Europa

Belfast, una ciudad a tener en cuenta

Depositphotos_14023827_l

La capital de Irlanda del Norte, aunque es conocida sobre todo por su convulso pasado reciente, nos ofrece lugares muy interesantes.

La ciudad, que fue un importante centro industrial, se encuentra situada cerca del Lago Belfast y tiene muy buen tamaño para recorrerla andando. Uno de los barrios más aconsejables es el de Cathedral Quarter, lleno de encanto y el más antiguo, de hecho sus calles están adoquinadas. Aquí podemos ver la catedral de Santa Ana, de 1899 que destaca por tener la cruz celta de mayor tamaño de la isla.

Las calles más comerciales de la ciudad son las del centro, como Donegall Place, Royal Avenue y Lisburn Road, aunque también conviene visitar el mercado de San Jorge para conocer la Belfast más auténtica.

Además en las paredes de las calles de Belfast aún podemos ver los famosos y coloridos murales políticos. El Ayuntamiento de la ciudad, de estilo renacentista, es uno de los edificios más bonitos y podemos incluso hacer una visita guiada.

El museo más recomendable es el Museo del Ulster, ya que allí podemos ver diferentes exposiciones que nos explican el pasado de Irlanda, desde la antigüedad hasta el conflicto de Irlanda del Norte. Si vamos con niños no podemos perdernos el centro científico W5 donde los pasarán genial en sus más de 180 exposiciones interactivas.

Y para pasear o descansar podemos ir al Parque de Sir Thomas y Lady Dixon o al Parque Redburn Country.

También podemos hacer una excursión en barco hasta los astilleros Harland & Wolff Shipyards, el lugar donde se construyó el famoso Titanic. Asimismo en la atracción conocida como Titanic Belfast veremos la mayor exposición del Titanic en el mundo.

Otro lugar muy visitado a las afueras es el Castillo de Belfast, en el acantilado de Cave Hill. Además en los alrededores de la ciudad podemos ver la Calzada del Gigante, declarado de patrimonio mundial por la Unesco.