Consejos y Guías PrácticasGeneral

Consejos para hacer bien una maleta

Maletas clásicas

Ahora que se acercan las vacaciones de Semana Santa, la tarea de hacer una maleta se nos convierte en ocasiones es un trámite pesado y que nos puede generar dolores de cabeza. Te damos desde aquí algunos consejos que te facilitarán la vida y que simplificarán lo que sólo debe ser un añadido al objetivo principal: disfrutar del viaje.

-Elige tu maleta conforme al destino que vayas a visitar. Parece obvio, pero informarse con antelación de las condiciones climatológicas y geográficas del destino, te facilitará hacer una maleta sencilla y cómoda.

-Evita los “por si acaso”. Todas aquellas cosas, ropa o similares que eliges por si acaso vamos a, por si caso llueve, por si caso salimos, deben quedarse en el armario. La mayoría de las maletas inmensas y pesadas están llenas de por si acasos.

-En viajes en avión cuida de tu maleta pues sin ella posiblemente echarás a perder tus vacaciones. No escatimes en gastos y plastifícala en el aeropuerto. Identifícala convenientemente y monta un distintivo o una marca que te permita distinguirla de otras maletas similares.

-Lleva siempre una bolsa o bolso de mano con cosas imprescindibles, como una muda, o ropa interior.

-Si viajas acompañado, prepara un neceser en el que puedas compartir elementos como pasta de dientes, medicinas o similares.

-Deja siempre un hueco en la maleta para las posibles compras que puedas realizar en tu destino. Encontrarte en la obligación de comprar una nueva maleta para guardar los caprichos de las vacaciones, suele ser una molestia.

-Para viajes en avión entérate de las restricciones en peso y medidas de las compañías aéreas. En el caso de las compañías low cost no olvides que en la mayoría de los casos sólo podrás llevar una maleta por pasajero.

Y recuerda, aunque seas la persona más desorganizada del planeta, antes de preparar tu maleta, haz una lista de cosas imprescindibles que no puedes olvidar y que evitarán que comiences tus vacaciones entre maldiciones y malos humores. Tus nervios te lo agradecerán.