EuropaGeneral

El destino de la semana: la Selva Negra

Detalle Triberg

La Selva Negra es posiblemente junto a su capital Berlín, uno de los principales destinos turísticos en Alemania. Situada en el estado de Badem-Wurtemberg, es en realidad una amplísima región boscosa de más de seis mil kilómetros cuadrados, en la cual sus tupidos conjuntos de árboles provocan una sensación cromática que va más allá del prototípico color verde de un bosque cualquiera.

Hermosísimo lugar para recorrer en coche, destaca por sus preciosos valles. Nos enamora el Valle del Kinzig, posiblemente la más hermosa zona natural de toda la Selva Negra, parte del tramo alemán del camino de Santiago y que posee algunos preciosos pueblos como Wolfach y Schiltach. En el primero es maravillosa la sensación de caminar en paralelo al río Kinzig contemplando sus fantásticas y coloristas casas de madera, en un recorrido pleno de tranquilidad.

En Schiltach, tal vez más hermoso que el primero, las calles se empinan desde la llamada Plaza del Mercado y no dejamos de sorprendernos con las siluetas de sus decoradísimas viviendas, con el sonido cadencioso del río acariciador, con la gustosa textura de la tarta que lleva el mismo nombre que este grandioso bosque, con el mero discurrir del tiempo.

Cerca de aquí, en Alpirsbach, podemos disfrutar de una preciosa abadía benedictina, que es uno de los mejores ejemplos del románico de la zona.

Tomamos camino hacia el sur y llegamos hasta el Friburgo alemán, que no confundir con la ciudad de idéntica denominación en Suiza. Es esta la considerada capital de la Selva Negra, y aquí nos encontramos con una muy animada ciudad universitaria que destaca por su vida en las calles donde uno puede encontrar con facilidad músicos callejeros o artistas de todo tipo.

Arquitectónicamente es muy destacable su fantástica catedral, con una imponente torre de más de cien metros de altura. Para los amantes de la montaña y el senderismo, muy cerca de aquí se levanta el monte Feldberg, la cota más alta de estas montañas medianas, donde podrá encontrar innumerables rutas de todas las dificultades.

Si nos gusta la naturaleza desde aquí se pueden tomar dos interesantes caminos. Uno hacía Titisee, un formidable y extensísimo lago de preciosa tonalidad azul, que es centro turístico de importancia en los veranos de Alemania. Excepcional para el relax y para practicar deportes acuáticos, compite en belleza con las Cataratas de Schaffhausen; unas de las más hermosas cascadas naturales de Europa, que emocionarán al visitante con toda seguridad.

En dirección al norte y volviendo al corazón de la Selva Negra, alcanzaremos Triberg, la ciudad de los relojes de cuco, famosa por estos ejemplares de madera que engalanan sus innumerables tiendas. Aquí tienen el bonito record de contar con el reloj de cuco más grande del mundo.También son preciosas sus cataratas, que permiten una muy agradable caminata. Cerca encontramos el hermoso pueblo de Gegenbach, cuya plaza principal merece por si sola una visita.

De mucho mayor tamaño y otro de los principales atractivos de la zona, es Baden-Baden, que posee un aire entre aristocrático y decadente, con sus palacetes de principio de siglo, sus monumentales plazas, su sensacional casino y sobre todo por sus preciosas termas de Caracalla, uno de los más hermosos balnearios de Europa y que dan fama a esta ciudad de aguas termales y curativas.