Montañas

GrandValira: una opción increíble para esquiar en vacaciones

Ski mask

La temporada de esquí y nieve está en pleno apogeo en esta época navideña y son muchos los que deciden pasar alguno de sus días de descanso en las pistas españolas y europeas.

GrandValira en Andorra es uno de los destinos más solicitados y sin duda alguna, una de las estaciones más importantes de la península.

Resultado de la unión de las históricas estaciones andorranas de Pas de la Casa y Soldeu el Tarter, cuenta con más de 200km de pistas de una nieve normalmente de enorme calidad.

Como gran estación que es, GrandValira ofrece todas las facilidades para los amantes de este deporte y también para los no iniciados. A las opciones de  Forfaits contratables por días, horas o semanales, se unen los  Forfaits Plus, adquiribles vía internet, que evitan la compra en la estación y que con validez anual tienen descuentos promocionales a partir del segundo día de bajada por las pistas.

Cuentan igualmente con clases individuales y para grupos y para todos los niveles.

GrandValira tiene entre sus pistas algunas que han sido sede de la Copa del Mundo de esquí y que harán las delicias de los más avezados. Las pistas de Antenes y Avet cumplirán sin duda con las expectativas de los más exigentes.

GrandValira es también el paraíso para los amantes del snowboard y el Freestyle. Tres parques para skaters y boarders donde desarrollar saltos y hacer bajadas trepidantes en un entorno perfectamente adaptado para los que prefieren una opción más allá del esquí tradicional.

La estación, cuyo catálogo de alojamientos es inmenso y que ha introducido opciones tan sugerentes como el Iglú hotel, que reproduce una experiencia de estancia en hielo con todas las comodidades imaginables, presenta también una serie de fantásticas actividades como travesías de trineos con perros, o circuitos para motos de nieve, posibilidad que incluso puede disfrutarse en su versión nocturna.

GrandValira ofrece además la posibilidad de conocer el excepcional entorno natural de los Pirineos, lleno de belleza y majestuosidad, o de descansar en Andorra en alguno de sus inmejorables balnearios.