Africa

La ciudad de Tombuctú

timbuktu.thumbnail

La ciudad sagrada de Tombuctú posiblemente no es uno de los lugares más conocidos mundialmente, pero no por ello deja de tener su atractivo particular. Se trata de una ciudad muy hermética en la antigüedad.

Esta mítica ciudad esta situada en la Republica de Malí muy cerca del río Níger.
Durante muchísimos años estuvo cerrada a todas las personas que no eran islámicas. De hecho la primera persona no islámica en entrar en el recinto fue el explorador escocés Alexander Gordón en 1826. Pocos días después de visitar el lugar fue asesinado en el desierto. Otro europeo, esta vez René Caillié, logró entrar a este lugar en 1827, eso sí disfrazado de musulmán.

Tombuctú era un punto de encuentro gracias a su enclave de la entrada al desierto del Sahara. Su construcción data aproximadamente del siglo XIV cuando se construyó la muralla y su primera mezquita.

Fue conquistado en 1893 tras el dominio de todo el territorio por parte de los franceses y en ese momento fue cuando se levantó el veto para la entrada a toda persona fuera o no fuera musulmán. Años más tarde Tombuctú al igual que todo Malí se independizó del Sudán francés.

En 1988 la ciudad fue declarada internacionalmente como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. También fue una de las finalistas de la elección de las nuevas maravillas del mundo.