Montañas

La ruta del Cares: una senda llena de encanto

Canyon of the River Cares

La ruta del Cares es una de las más espectaculares rutas de montaña en Europa. Dotada de unas increíbles vistas entre sus paredes de rocas afiladas y amenazantes, este recorrido de no más de 11 km en el corazón de los Picos de Europa es una de las travesías favoritas para montañeros y amantes del senderismo en general.

El camino conecta el pueblo leonés de Caín y el asturiano de Poncebos  a través del desfiladero del río que le da nombre, y nos permite una sensación que mezcla una percepción un tanto abismal con la extraña experiencia de sentirse protegido por su magnificencia y dimensiones.

Lo bueno del Cares es que supone una excursión lo suficientemente larga para los buenos amantes del deporte y el aire libre y a la vez lo suficientemente sencilla (en la mayoría de sus tramos no tiene subidas) para poder realizarla  no iniciados y gente con una forma física sólo aceptable.

La ruta puede hacerse entera, recomendando empezar en Asturias con parada a la comida en Caín y continuación de la marcha hasta el regreso o sólo medio tramo comenzando en la parte leonesa y llegando por ejemplo hasta el casetón de Culiembro donde podremos encontrar un buen restaurante para recuperar fuerzas con algún guiso contundente o unas buenas chacinas. De aquí continuaríamos a Poncebo y se podría tomar algún medio rodado para la vuelta. Es importante no olvidar que cuando hablamos de la ruta entero hemos de pensar en 22 km totales, lo que a un paso no desdeñable nos debería llevar unas 6 horas de caminata.

A nivel de belleza de la ruta, la zona de Cabrales tiene las vistas más elevadas de la garganta mientras en la parte de Caín los frentes de la montaña parecen tocarse creando una apariencia epatante. La parte más dura, debe el visitante saber, que se da en la zona de Poncebo donde la pendiente sube y los tramos se vuelven más complejos.

No olvidar una buena cantimplora con agua, llevar ropa de abrigo independientemente de la época del año en que se visite y una buena protección solar son también imprescindibles para poder disfrutar de esta maravilla natural en todo su esplendor.