Consejos y Guías Prácticas

Los beneficios del turismo rural

Paddy field

El verano puede ser una buena oportunidad para hacer turismo rural, una opción diferente a la playa pero no por ello menos interesante.

El turismo rural tiene como objetivo conocer el entorno natural y otras culturas, una experiencia única que nos aporta muchísimo. De hecho es una de las mejores formas de ampliar nuestros conocimientos al tiempo que nos divertimos.

El pasar unos días en un ambiente rural, lejos de la ciudad, seguro que nos ayuda a relajarnos, por lo que ganaremos en salud. Además nos olvidaremos de horarios y prisas, ya que podemos ir a nuestro ritmo a diferencia de los grandes viajes donde todo está organizado y muy masificado, sobre todo en los meses de verano.

El turismo rural además nos permite realizar diferentes prácticas deportivas, como senderismo, equitación, ciclismo, escalada, rafting, etc. Asimismo podemos visitar bodegas u otros lugares donde elaboran los productos típicos de la zona.

Se trata de una forma de viajar en la que el alojamiento puede ser una casa rural o un pequeño hotel totalmente integrado en el paisaje, por lo que el ambiente es menos frío que en los hoteles más grandes. Además, en los hoteles rurales el trato suele ser más cercano y siempre nos dan buenos consejos sobre qué ver y qué hacer en el destino elegido.

Por otra parte, los precios son más asequibles, por lo que podemos estar más días de vacaciones con la familia o un grupo de amigos.

Los niños se benefician especialmente de este tipo de turismo, ya que aprenden a respetar el medio ambiente y a conocer la fauna y la flora de las distintas regiones.

También es una buena oportunidad para conocer la auténtica gastronomía de la zona, que es más casera y saludable que la de los destinos más conocidos.