América

Nueva Orleans: la ciudad más mágica de Estados Unidos

Dibujo de Nueva Orleans

Nueva Orleans es  posiblemente una de las ciudades más originales y carismáticas de Estados Unidos. Es la ciudad más grande del estado de Luisiana, así como el principal puerto del río Mississippi. Ciudad repleta de innumerables influencias, desde africanas, francesas o españolas, sus calles nos regalan los vestigios de un crisol de culturas y los recuerdos de su pasado colonial.

Devastada por el huracán Katrina en el año 2005, la ciudad vuelve a retomar su esplendor una década después y es una maravillosa apuesta turística dentro de Estados Unidos.

Nueva Orleans es la ciudad del jazz y del vudú, y ambas manifestaciones están muy presentes en cualquier recorrido en la ciudad.

Respecto al primero, son muchos los locales donde podrán contemplar un buen espectáculo de jazz en directo, o una sesión de improvisación por auténticos genios del piano, la trompeta o el clarinete. A nosotros nos encanta la Maison de Bourbon, que como reza en su entrada es un local destinado a la preservación del jazz. Situado en la Bourbon Street 641, ofrece también clases para iniciarse en este estilo musical.

En cuanto al vudú, esta práctica que en Nueva Orleans desarrolló la llamada Reina del Vudú, Marie Laveau, está muy presente en multitud de Vudú Shops donde hallarán muñecos y utensilios varios para practicar este rito o en su curioso y escalofriante Museo del Vudú, que el visitante no debe perderse. La magia y la parapsicología está muy presente en esta ciudad de ancestrales ritos y será fácil encontrar echadores de cartas, videntes o tarotistas por sus calles o incluso contratar uno de los llamados Vampire Tours, con casas encantadas, magos y fantasmas en su recorrido.

Nueva Orleans nos regala también buenos ejemplos arquitectónicos, desde las coloristas casas llenas de sabor en sus barrios más humildes, pasando por el barrio francés junto a la calle Bourbon o terminando en edificios tan hermosos como la Catedral de San Luis.

No se marche de la ciudad sin tomar un pequeño crucero por el Mississippi para contemplar sus famosos alligators o sin probar su sensacional y original gastronomía criolla que no le dejará indiferente.