Playas

Playas de la costa catalana: belleza en estado puro

Playa Aiguablava

La costa catalana es una de los más hermosos litorales de nuestro mar Mediterráneo. Desde las amplias ensenadas en el sur de Tarragona, pasando por centros turísticos tan importantes como Salou, Sitges o la propia Barcelona y terminando en las calas del entorno de la Costa Brava, es este conjunto de playas y calas uno de los más atractivos de toda España.

En el norte de la Comunidad posiblemente se den las más originales y mágicas playas de la provincia.

Nos encanta por ejemplo acercarnos hasta Begur y alcanzar la Playa de Aiguablava, cuya arena finísima y blanquísima y el color turquesa de sus aguas son el idílico entorno donde poder disfrutar de una excelsa jornada de playa. También en este hermoso pueblo, donde sus casas de indianos y su castillo lo convierten en un refugio de excepción, nos gusta la playa de Sa Tuna, enmarcada por un sinfín de casas blancas, en un entorno marinero y de postal donde disfrutar de este recogido arenal.

Aún más al norte de la Costa Brava, en Rosas, encontramos Cala Montjoi, donde el color de su arena torna un poco más oscuro y grueso y donde poder relajarnos tranquilamente en una soleada jornada. Como curiosidad, esta cala ha sido muy famosa pues era el enclave del antiguo El Bulli de Ferrá Adriá. Cerca de ella en el pueblo de Cadaqués, refugio de ese genial pintor que era Dalí, encontramos la Playa de Sa Sabolla, que si bien no es de fácil acceso por su tamaño y ubicación, constituye un magnífico refugio entre rocas y aguas cristalinas.

Otro perfil de playas encontramos en Tarragona. Más amplias y abiertas, disfrutamos de ejemplos como la Playa de Xelín, en L´Ametlla de Mar. Espléndida en sus fondos marinos, es una gran opción para los submarinistas.

Inmensa en sus proporciones y salvaje en su aspecto es la genial Playa de los Eucaliptos en Amposta, que se forma en la desembocadura del delta del Ebro y que es un seguro para evitar aglomeraciones y sombrillas cercanas en los meses de verano.