América

Puerto Rico: un destino mágico en el Caribe

Vista Viejo San Juan

Maravillosa playas, aguas de colores delicados, entornos de relax y palmeras; copas de ron. Todo eso imaginamos cuando pensamos en el Caribe para disfrutar de unas buenas vacaciones.

Bañado por el que es posiblemente el mar más famoso del mundo, surge Puerto Rico, un delicioso país en el que los mejores arenales se mezclan con la tradición de unas tierras llenas de historia desde el Descubrimiento, llenas de peleas por mantener un enclave geográficamente privilegiado.

Si lo que le gusta son las playas, en Puerto Rico debe hacer parada en Isla Culebra. Accesible en avión desde la capital San Juan, sus playas de arena blanquísima y color turquesa son excepcionales para la práctica de deportes acuáticos como el surf, dado que aquí, encontrará el turista algunas de las mejores olas del país. Es también un punto muy destacado para los buceadores.

Otra buena opción es acercarse hasta Cabo Rojo donde el color turquesa de sus aguas es impresionante. Aquí debe visitar Playa Sucia, que sin duda alguna no hace honor a su nombre, pues su extensión y su color de mar harán que permanezca en su retina mucho tiempo. Situada en la Reserva Natural de Cabo Rojo tiene a muy pocos pasos el Faro de Cabo Rojo, construido por los españoles en el siglo XIX y aún en funcionamiento.

Más allá de sus playas le encantará la capital San Juan, con su estructura y espíritu colonial en el Viejo San Juan. Su conjunto de casas en colores pastel le emocionará en un paseo entre el dulzor del ron y el olor de uno de los mejores cafés del mundo.

Visita el Fuerte de San Felipe Morro, ejemplo de la lucha de los españoles contra los piratas. Recorra su fortificación junto a los acantilados que miran el Mar Caribe y no se vaya sin visitar su sensacional Catedral o uno de los más bonitos cementerios de América Latina, con permiso de esa Recoleta bonaerense. En el de Santa María Magdalena descubrirá una auténtica obra de arte.