Oceanía

Sidney, la otra cara del mundo

Sydney Opera House at night

La ciudad de Sidney se encuentra para nosotros en la otra cara del mundo, para llegar hasta allí desde Madrid, se necesita realizar escala en Alemania y Japón hasta su alcanzar el destino de esta enigmática ciudad. La duración del vuelo es aproximadamente de un día completo (24-25 horas), dependiendo desde la ciudad a donde viajes y las esperas de los aeropuertos. Sin embargo, llegados allí la experiencia de la visita es inigualable, con todo un mundo por descubrir de encantos e historia.

El puente del puerto de Sidney permite a los turistas disfrutar de una vistas maravillosas a través de arcos y pasarelas, llegando al punto más alto, con una subida de 3,5 horas. Desde sus 134 metros de altura se pueden contemplar vistas panorámicas de 360 grados. Desde allí se contemplan las preciosas Montañas Azules o la Ópera de Sidney. Se pueden escoger variadas horas para ser guiados en este ascenso, tanto diurnas como nocturnas. Una experiencia maravillosa.

Otra fabulosa visita es los bastidores de la Ópera de Sidney, las entradas se agotan semanas antes, por ello el turista ha de reservar con antelación si la quiere visitar. Se tiene acceso exclusivo a las zonas donde se desenvuelven los artistas y el personal del edificio. Se puede entrar en el foso de la orquesta, subir al escenario y entrar en los camerinos.

Las Montañas Azules es un recorrido perfecto para los amantes de la Naturaleza. Se descubren las montañas vírgenes declaradas Patrimonio de la Humanidad. Desde allí se contempla el Valle deMegalong con las formaciones rocosas de Tres Hermanas de Katoomba. Los canguros y koalas son fáciles de divisar en su propia naturaleza salvaje, habitando el Featherdale Wildlife Park.

Y para los más románticos, un crucero por el puerto de Sidney de una duración de dos horas en un prestigioso barco-restaurante.