General

Visitar Colonia de Sacramento: relax junto al río de la Plata

Detalle de casas en colonia de sacramento

Todo viajero sensible que llegue a Buenos Aires no debería perderse una excursión de un día a Colonia de Sacramento. Esta ciudad uruguaya es una de las más hermosas ciudades que este blogger haya visitado y debo recomendarla con absoluta pasión.

Accesible en una travesía de cuarenta minutos desde Buenos Aires, el trayecto en barco nos permite surcar las aguas marrones del Río de la Plata; ese porteño espacio al que tantas canciones y películas han hecho homenaje.

Llegar a Colonia de Sacramento es trasladarse en el tiempo a la época colonial en la que portugueses y españoles se disputaban este pedazo de territorio que podría definirse como el Gibraltar sudamericano. Su centro histórico es fiel testigo de esta mezcolanza de ocupaciones y sus calles adoquinadas y casas de piedra sobre barro, son mezcla de estilo español y portugués.

El viajero sensible descubrirá maravillosas casas de colores, entre un trazado urbano relajado y casi místico. Faroles en amarillo entre tiendas de artesanía y regalos aderezadas con miles de artículos vintage y coches de época a las puertas. Y junto a ello el magnífico río, su prodigiosa naturaleza, su alma de lugar no conquistado, aislado, tan cerca y tan lejos a la vez, del ruido de la capital argentina.

Disfrute aquí un asado a un precio aún más bajo que el de sus vecinos. Tome un carrito de golf y recorra tranquilamente sus calles hasta descubrir sus museos, sus pequeños tesoros, su plaza de toros en medio de la nada. Todo en Colonia es relajante y sorpresivo. Enamórese de su magnífica puesta de sol sentado simplemente en un banco frente al discurrir de las aguas del coloso rivereño. Sentirá que el tiempo se ha detenido.

Si es más atrevido, aléjese varios kilómetros y alcance alguna de sus poco frecuentadas y salvajes playas. Alrededor, algún complejo turístico le asombrará con su quietud eterna entre campos de golf y escenarios delicados.

Si puede, quédese a vivir y desee no volver jamás a la civilización.