Playas

Visitar las playas de Huelva: arenales infinitos junto al Atlántico

Detalle isla canela

Ubicada en uno de los extremos de la península, la provincia de Huelva es reclamo de muchos andaluces por sus preciosas playas y por ese marisco de color rosado y carne ligera que en estas tierras se convierte en auténtica obra de arte. Abierta al Atlántico, donde sus frías aguas juegan con arenales infinitos, la costa de Huelva es una de las más salvajes y vírgenes del litoral español. Una magnífica opción ahora que el verano se acerca para relajarnos los sentidos.

Las playas de Huelva son de una hermosa arena dorada que pelea con el viento para no tomar altura; de aguas bravas y mansas dependiendo del Dios Eolo, de grandes extensiones por las que caminar y sentirse al margen del mundo.

Así es la Playa de Cuesta Maneli cerca de Mazagón. Una eterna ensenada, solitaria y mágica solo accesible tras un largo paseo por una pasarela de madera, como del Oeste.

En Isla Cristina, entre sus marismas, nace la Isla de la Gaviota, un remanso de paz donde admirar la caída de la tarde con los reflejos amarillos de los rayos de sol punzantes en el mar. Es aquí donde nos enamora la Playa Punta del Caimán, que nos parece lo más cercano a un refugio andaluz sin tiempo ni recuerdos.

No todo sin embargo son recónditos y perdidos arenales en la provincia de Huelva. Familiar y agradable es la Playa de la Antilla, en el saleroso y fresero pueblo de Lepe y animadas y bulliciosas son la Playa de Islantilla, en el municipio de Isla Cristina o la Playa de Isla Canela en Ayamonte, un sofisticado enclave con todas las comodidades al alcance del turista más exigente.

Terminamos nuestro recorrido en Punta Umbría, en su inmensa Playa de la Bota, que es un bonito arenal rodeado de pinares donde pasar una tranquila jornada de verano con el mejor de los picnics.