España a fondo

Visitar Lugo: historia en el interior de Galicia

Vista Lugo

El interior de Galicia es bastante desconocido para el gran público si lo comparamos con su famosa y apreciada costa, ya sea en cualquiera de sus rías o en la Costa de la Muerte coruñesa.

Como Orense o Pontevedra, Lugo responde a ese patrón de pequeñas ciudades gallegas, con un fuerte encanto para el paseo y la relajación y con interesantes motivos turísticos que visitar.

El principal atractivo de Lugo y su monumento más reconocido es su antigua Muralla Romana. Con una extensión de más de dos kilómetros y con la peculiaridad de ser la única muralla de este estilo que mantiene su estructura completa en toda Europa, la Muralla ha sido declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Con seis entradas a lo largo de su estructura, la Muralla comunica la parte antigua de la ciudad con el Ensanche y es un precioso monumento para retrotraernos a los primeros siglos de nuestra historia.

Hermosa es también la Catedral de Santa María, que partiendo de una planta románica del siglo XII fue reformada en el siglo XIV para conformar una preciosa catedral gótica con cinco capillas de profusa decoración.

En la Plaza de Santa María, donde se levanta la Catedral, podemos disfrutar de una de las más bonitas plazas de la ciudad, auténtico centro neurálgico de la misma. Aquí se levanta el Palacio Episcopal, que tiene aire de pazo rural gallego y en el que sobresale una sensacional escalinata de cantería.

También deben visitarse las Iglesias de San Domingos y San Froilán, el barrio de San Lázaro con su delicada parroquia o el Ayuntamiento situado en la Plaza Mayor y que es uno de los principales edificios del barroco civil gallego.

Termine su paseo alcanzando el antiguo Puente Romano o visitando en el Hotel Balneario los antiguos baños termales de principios del siglo I y que son de acceso público para el visitante.

Un fantástico y plácido recorrido que le permitirá un recorrido por la historia en unas pocas horas.