España a fondo

Visitar Tarragona: más que playas y Roma

Tarragona

Con la llegada del verano la costa de Tarragona, la llamada Costa Dorada se llena de visitantes en busca de bonitas playas, aguas cristalinas, agradables temperaturas y una muy buena oferta de ocio y diversión.

Lugares tan turísticos como El Vendrell o Salou nos ofrecerán todos los servicios imaginables, pero si queremos algún día salir de la rutina de la toalla y la sombrilla, la visita a la ciudad de Tarragona no les decepcionará.

Poseedora de un interesantísimo patrimonio cultural, la más meridional de las provincias catalanas es uno de los mejores ejemplos de la presencia romana en nuestro país.

Su anfiteatro, aderezado por su mágica ubicación frente al Mediterráneo, data del siglo II dc y tiene una preciosa forma elíptica que en su momento daba cabida a más de 15.000 personas. Forma parte del conjunto arqueológico de la antigua ciudad de Tarraco, reconocida como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y es un ejemplar único en toda Cataluña.

Parte de este conjunto es también la Muralla romana, que rodea el casco antiguo de la ciudad y que conserva hoy en día un kilómetro de lo que era una estructura cuatro veces más grande. Su interior alberga una serie de cañones alineados a lo largo del recinto así como una bonita réplica de una estatua de César Augusto.

Completa el maravilloso conjunto arqueológico su precioso Acueducto, también construido en la época de Augusto y que podemos contemplar en las afueras de la ciudad. Es este un magnífico ejemplar de dos pisos de arcos y más de doscientos metros de longitud y se le denomina Puente del Diablo pues cuenta la leyenda fue construido por el mismo demonio. Un espectáculo histórico y arqueológico que nada tiene que envidiar a su hermano segoviano.

Puente del DiabloComo no todo es Roma en Tarragona, acérquese el visitante a su Catedral, ejemplo de transición entre el románico y el gótico español y que posee uno de los más hermosos claustros de España.

Si lo que le gusta es contemplar el mar, no se olvide de hacer una buena pausa en el llamado Balcón del Mediterráneo, un acantilado de más de veinte metros de altura al final de la Rambla Nova, que protegido por una baranda, proporciona una emocionante y relajante vista de la costa.

  • http://www.forsamax.com/ Alberto Amador

    Tarragona es preciosa! Siempre que puedo me gusta ir con mi mujer y mi hijo. Ir de vacaciones familiares a la Costa Daurada es genial. Las playas son perfectas para los niños y puedes hacer turismo cultural, así los pequeños aprenden también un poco de historia! Además se pueden hacer muchas actividades adaptadas para ellos. Este año no hemos podido ir, pero el que viene intentaremos alquilar un apartamento seguro!